Síguenos Inmobiliaria Milagros Fernandez + 58 04123605721


Instagram Instagram Save to Foursquare

domingo, 30 de noviembre de 2014

Apoya a tu Iglesia - Viva Jesucristo - Viva Nuestra Señora de Coromoto - Viva Papa Francisco




Por otra parte, el Cardenal Urosa Savino, mediante una circular que envió a todas las parroquias, vicarías y colegios católicos de Caracas, informó que durante “el primer fin de semana de Adviento, 29 y 30 de noviembre, se realizará la Colecta Apoya a tu Iglesiadestinada a sostener las obras de la Iglesia en cada Parroquia, en nuestra Arquidiócesis y cooperar con la Conferencia Episcopal Venezolana”.

La Colecta Apoya a tu Iglesia servirá “para el sostenimiento de cada Parroquia, de Vicarías de Religiosas, que están todas en zonas populares, a financiar las obras arquidiocesanas de pastoral y el funcionamiento de la Casa Sacerdotal, nuestro hogar para  los sacerdotes ancianos y enfermos”, dijo el Purpurado.

Como miembros de la Iglesia, todos  los católicos están  llamados  a participar  en las actividades de su  Parroquia, de su Arquidiócesis, con sus talentos,  y con la donación de su tiempo como apóstoles seglares en los diversos campos de la pastoral”, dijo el Cardenal Urosa, “pero también están llamados a participar aportando una parte de sus recursos económicos”, acotó en su mensaje.
“Con la generosa participación de cada instancia eclesial podremos contribuir al sostenimiento de las obras de nuestra Iglesia de Caracas. Ya este año hemos tenido problemas.

 El próximo año será especialmente difícil desde el punto de vista económico. Todas las Parroquias, Iglesias filiales  y Vicarías deben participar. Les informamos con tiempo para que motiven a sus fieles”.

Cuentas para Apoyar a Tu Iglesia

La Arquidiócesis de Caracas dio a conocer algunas Cuentas Bancarias donde los feligreses podrán hacer sus aportes para la Colecta Apoya a tu Iglesia:

  1. Banco Mercantil: 0105 0801-11-88-0109 3330;  
  2. Banco Venezolano de Crédito: 0104 0001- 59- 00-1000 3059; 
  3. Banco Occidental de Descuento: 0116 0443- 98- 01- 0591 7642.

Fuente: 
- See more at: http://reportecatolicolaico.com/?p=3349#sthash.4BJPTI9L.dpuf



PETARE DEPORTIVO: ENTREVISTA A JOSÉ JOAQUÍN "PAPÁ" CARRILLO

PETARE DEPORTIVO: ENTREVISTA A JOSÉ JOAQUÍN "PAPÁ" CARRILLO

"Que todos sean uno" (Jn 17,21) y Vida ABUNDANTE PARA TODOS


Te lo pedimos, Señor
El mundo que camina en tinieblas, esta necesitado de que JESÚS lo ilumine. Para que las
instituciones, servicios y negocios reine la justicia y la solidaridad.

Oremos al Señor 

Primero Domingo de Adviento - Evangelio según San Marcos 13,33-37.

Hay que salir al encuentro del Señor que se acerca; hay que hacerlo acompañado de las buenas obras. Este es el punto central que unifica las lecturas de este primer domingo de adviento. El Señor volverá, esto es una certeza que nace de las palabras mismas de Cristo en el Evangelio. Sin embargo, no conocemos ni la hora ni el día de su llegada, por eso la actitud propia del cristiano es la de una amorosa vigilancia (EV. Más aún, ante el Señor que se avecina hay que salir a su encuentro llenos de entusiasmo, hay que despertarse del sueño y ver que el día está por despuntar. Así como al amanecer todo se despierta y se llena de nueva esperanza, así la vida del cristiano es un continuo renacer a una nueva vida en la luz. (2L). La visión del profeta Isaías (1L) resume espléndidamente la actitud propia para este adviento: estamos invitados a salir al encuentro del Señor que nos instruye en sus caminos. Salir a su encuentro iluminados por la luz que irradia el amor de Dios por cada uno de nosotros los hombres.

Mensaje doctrinal


1. La gozosa expectación por la venida del Señor. El adviento es un tiempo muy rico en la vida de la Iglesia que desea prepararnos para el nacimiento de Jesucristo en Belén. Nos invita a comprender el amor de Dios que se decide a entrar en la historia humana de un modo tan humilde y misterioso. Simultáneamente, el adviento llama nuestra atención sobre la segunda venida de Cristo al final de los tiempos, cuando vendrá a juzgar a vivos y muertos. Este mismo Cristo que nace de María Virgen en la pequeñez de un recién nacido, vendrá al final de los tiempos en la majestad de su gloria para juzgarnos según nuestras obras. Este primer domingo de Adviento subraya, sobre todo, la preparación de la segunda venida y nos invita a estar alertas y vigilar, porque no sabemos el día, ni la hora de la llegada.

La visión del Profeta Isaías nos presenta "el final de los días" como una explosión gozosa de la esperanza mesiánica. Todos los pueblos, todos los hombres están invitados a subir al monte del Señor, a la casa de Dios. Es difícil imaginar una esperanza mesiánica en medio de los días aciagos en tiempos del profeta, sin embargo la Palabra de Dios es eficaz y no defrauda. Dios es fiel a sus promesas. El Señor mismo será quien nos instruirá por sus caminos y a una época de guerra y desazón, sucederá una época de paz y concordia. Al final de los tiempos el Señor reinará como soberano. Al final de los tiempos vencerá el bien sobre el mal; el amor sobre el odio; la luz sobre las tinieblas. Dios mismo será el árbitro y juez de las naciones. Maravillosa visión del futuro que posee una garantía divina. Habrá que caminar a la luz del Señor hacia esta patria celeste con el corazón henchido de esperanza: Venid subamos al monte del Señor.

2. La humanidad entera camina hacia "el día del Señor", hacia la casa de Dios. No se puede caminar de cualquier modo cuando hacia Dios se va. No se puede seguir un camino distraído cuando al final del sendero se nos juzgará sobre el amor. El Salmo 121 expresa adecuadamente los sentimientos del pueblo que va al encuentro del Señor: ¡Qué alegría cuando me dijeron vamos a la casa del Señor! Nuestro caminar, pues, será un caminar en la luz, un caminar en el que nos revistamos de las armas de la luz. La antítesis luz-tinieblas es una metáfora común en el Antiguo Testamento: las tinieblas son el símbolo de la incontinencia, de la debilidad de alma, de la falta de esperanza; el día, por el contrario, simboliza la toma de conciencia, la posibilidad de avanzar y el inicio de una nueva situación que vendrá a culminar en el éxito. No podemos seguir viviendo en las tinieblas del pecado de la lujuria y desenfreno, nos repite San Pablo. Caminar en la luz es caminar en la nueva vida que nos ofrece el Señor por la redención de nuestros pecados. Habrá que revestirse de Cristo Jesús, en el corazón y en las obras, revestirse de Cristo Jesús para poder caminar como en pleno día.

3. El día de su venida está cercano. Es una afirmación que se desprende de la carta de San Pablo a los romanos: la noche está avanzada, el día está por despuntar. Por eso, la actitud propia del cristiano es la del centinela que espera la aurora. Como el centinela espera la aurora, así mi alma espera al Señor. La misma certeza que tiene el vigía nocturno de que el día llegará, la tiene el cristiano de que el Señor volverá y no tardará. Cada momento que pasa nos acerca más al encuentro con "el sol de justicia", con la luz indefectible", con "el día que no conoce ocaso". Es decir, cada vez estamos más cerca de la salvación. La vigilia que nos corresponde es una vigilia llena de esperanza, no de temores y angustias, no de desesperación y desconcierto; sino la vigilia de la laboriosidad como Noé en su tiempo; la vigilia de la fortaleza de ánimo en medio de las dificultades del mundo. El verdadero peligro no se encuentra en las dificultades y tentaciones de este mundo, sino en el vivir como si el Señor no hubiese de venir, como si la eternidad fuese un sueño, una quimera.

La imagen del ladrón que llega de noche a una hora inesperada influyó poderosamente en los primeros cristianos como se deduce de los textos de Pedro y Pablo respectivamente (2 Pt 3, 10 y 1 Ts 5,2) y creó en las primeras comunidades una gozosa espera del Señor. Sin embargo, esta imagen no significa que el Señor viene con tono amenazante a robar nuestras posesiones, sino más bien subraya que no tenemos certeza de la hora en que vendrá y que, por tanto, hay que estar siempre preparados para salir a su encuentro.

Sugerencias pastorales
1. La belleza y el valor de la vida presente. El mundo agitado que nos ha tocado vivir invita, no pocas veces, a la tristeza y al pesimismo. El cúmulo de noticias de guerra, muertes, violaciones crean en el ánimo no sólo un desencanto, sino un verdadero decaimiento anímico y espiritual. La contemplación serena y profunda del adviento del Señor es una invitación a no dejarnos llevar por esta tentación. Por encima de las apariencias de este mundo y de sus miserias está la promesa y el amor de Dios, por encima de la noche obscura que nos rodea está el amanecer de un nuevo día y una nueva esperanza. Dios no abandona al hombre en sus tinieblas y en su obscuridad, Dios no se desentiende de un mundo en peligro. Él mismo viene a rescatarnos porque tanto amó Dios al mundo que envió a su Hijo Unigénito. No miremos ya más las tinieblas pues nada bueno de ellas obtendremos, volvamos nuestra mirada al rostro de Cristo, revistámonos en nuestro ser y en nuestras obras de Cristo el Señor. La vida presente tiene un valor de redención, en ella vamos construyendo la parte que nos corresponde en la obra de la salvación. Esta vida mortal es, a pesar de sus vicisitudes y sus oscuros misterios, su sufrimiento, su fatal caducidad, un hecho bellísimo, un prodigio siempre original y conmovedor, un acontecimiento digno de ser cantado con gozo y con gloria: ¡la vida, la vida del hombre! (Pablo VI).

2. Caminar en la luz. Para nosotros caminar en la luz significa vivir en gracia, despojarnos del pecado, iniciar un camino de conversión del corazón hacia el Padre de las misericordias. El adviento tiene también su cariz penitencial como camino de purificación para llegar al encuentro con el niño de Belén. Los puros de corazón verán a Dios. Acudamos pues al trono de la gracia en el sacramento de la Penitencia y de la Eucaristía. Vivamos en la luz, armémonos de las armas de la luz.





Libro de Isaías 63,16b-17.19b.64,2b-7.
Tú, Señor, eres nuestro padre, "nuestro Redentor" es tu Nombre desde siempre!
¿Por qué, Señor, nos desvías de tus caminos y endureces nuestros corazones para que dejen de temerte? ¡Vuelve, por amor a tus servidores y a las tribus de tu herencia!
¡Si rasgaras el cielo y descendieras, las montañas se disolverían delante de ti!
Cuando hiciste portentos inesperados,
que nadie había escuchado jamás, ningún oído oyó, ningún ojo vio a otro Dios, fuera de ti, que hiciera tales cosas por los que esperan en él.
Tú vas al encuentro de los que practican la justicia y se acuerdan de tus caminos. Tú estás irritado, y nosotros hemos pecado, desde siempre fuimos rebeldes contra ti.
Nos hemos convertido en una cosa impura, toda nuestra justicia es como un trapo sucio. Nos hemos marchitado como el follaje y nuestras culpas nos arrastran como el viento.
No hay nadie que invoque tu Nombre, nadie que despierte para aferrarse a ti, porque tú nos ocultaste tu rostro y nos pusiste a merced de nuestras culpas.
Pero tú, Señor, eres nuestro padre, nosotros somos la arcilla, y tu, nuestro alfarero: ¡todos somos la obra de tus manos!

Salmo 80(79),2ac.3b.15-16.18-19.
Escucha, Pastor de Israel,
tú que tienes el trono sobre los querubines,
reafirma tu poder
y ven a salvarnos.

Vuélvete, Señor de los ejércitos,
observa desde el cielo y mira:
ven a visitar tu vid,
la cepa que plantó tu mano,
el retoño que Tú hiciste vigoroso.

Que tu mano sostenga al que está a tu derecha,
al hombre que Tú fortaleciste,
y nunca nos apartaremos de ti:
devuélvenos la vida e invocaremos tu Nombre.




Carta I de San Pablo a los Corintios 1,3-9.
Hermanos:
Llegue a ustedes la gracia y la paz que proceden de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo.
No dejo de dar gracias a Dios por ustedes, por la gracia que él les ha concedido en Cristo Jesús.
En efecto, ustedes han sido colmados en él con toda clase de riquezas, las de la palabra y las del conocimiento,
en la medida que el testimonio de Cristo se arraigó en ustedes.
Por eso, mientras esperan la Revelación de nuestro Señor Jesucristo, no les falta ningún don de la gracia.
El los mantendrá firmes hasta el fin, para que sean irreprochables en el día de la Venida de nuestro Señor Jesucristo.
Porque Dios es fiel, y él los llamó a vivir en comunión con su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.

Evangelio según San Marcos 13,33-37.
En aquél tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:
"Tengan cuidado y estén prevenidos, porque no saben cuándo llegará el momento.
Será como un hombre que se va de viaje, deja su casa al cuidado de sus servidores, asigna a cada uno su tarea, y recomienda al portero que permanezca en vela.
Estén prevenidos, entonces, porque no saben cuándo llegará el dueño de casa, si al atardecer, a medianoche, al canto del gallo o por la mañana.
No sea que llegue de improviso y los encuentre dormidos.
Y esto que les digo a ustedes, lo digo a todos: ¡Estén prevenidos!".


Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios. 



Leer el comentario del Evangelio por : 

Pedro de Blois (c.1130-1211), archidiácono en Inglaterra 
In Ephata I, 
Las tres venidas de Cristo

Contemplamos tres venidas del Señor, la primera en la carne, la segunda en el alma, la tercera a la hora del juicio. La primera tuvo lugar en medio de la noche según las palabras del evangelio: “A medianoche se oyó un grito: Ya está ahí el Esposo.” (Mt 25,6) Esta primera llegada ya ha pasado, porque Cristo se ha hecho visible en la tierra y ha conversado con los hombres.


Ahora estamos en la segunda venida, a condición que estemos preparados para que pueda venir a nosotros, pues ha dicho que “si le amamos vendrá a nosotros y habitará en nosotros” (cf Jn 14,23). Esta segunda venida es para nosotros una venida mezclada con incertidumbre, porque ¿quién sino el Espíritu de Dios conoce los que son de Dios? Aquellos que son arrebatados por el deseo de Dios saben bien cuándo viene, pero no saben “ni de dónde viene ni a dónde va”(Jn 3,8).


En cuanto a la tercera venida, es cierto que tendrá lugar e incierto cuándo tendrá lugar; ya que no hay cosa más cierta que la muerte ni cosa más incierta que el día de la muerte. “Cuando los hombres hablen de paz y seguridad, entonces, caerá sobre ellos la ruina de improviso, igual que los dolores de parto sobre la mujer embarazada, y no podrán escapar.” (1 Tes 5,3) La primer venida se efectuó en la humildad y ocultamiento, la segunda es misteriosa y llena de amor, la tercera será manifiesta y terrible. En su primera venida, Cristo ha sido juzgado por los hombres injustos; en la segunda nos hará justicia por la gracia; en la última juzgará todo con justicia y rectitud: Cordero en la primera venida, León en la tercera, Amigo lleno de ternura en la segunda venida.

Fuente:
http://evangeliodeldia.org

PATRIMONIO CULTURAL: MEZQUITA AZUL DE ESTAMBUL, TURQUÍA

PATRIMONIO CULTURAL: MEZQUITA AZUL DE ESTAMBUL, TURQUÍA: MEZQUITA AZUL DE ESTAMBUL, TURQUÍA
 TURQUÍA Es la mezquita más importante de Estambul, está ubicada frente a
 la mezquita de Santa Sofia...



El Papa Francisco aboga por la unidad de los cristianos - Internacional

El Papa Francisco aboga por la unidad de los cristianos - Internacional



imageRotate



El Papa Francisco

 aboga por la unidad de los cristianos



y nosotros debemos obecerlo

Judío a Católico " Alfonso Ratisbona"


¡María es todo para mí!
¡María es todo para mí!decía:
Alfonso Ratisbona



047. Una gran aparición de María

Siempre nos han gustado los relatos de las apariciones de la Virgen, y hoy nos vamos
a detener en tres muy conocidas y que van en cadena.

La primera, en París, el año 1830. La Virgen se aparece a Santa Catalina Labouré, le
muestra la medalla que quiere lleven sus hijos, y en ella inscrita esta plegaria que
después ha estado en labios de todos: Oh María, sin pecado concebida, ruega por
nosotros que recurrimos a ti. Se difunde la medalla con rapidez asombrosa, y realiza
tales prodigios, que se le llamará sin más La Medalla Milagrosa.

Seis años después, y también en París, el Párroco de las Victorias está casi
desesperado. La iglesia se le queda desierta y no consigue ningún fruto. No ve a la
Virgen, pero siente clarísima una voz, que le dice: Consagra tu parroquia al
Inmaculado Corazón de María. Lo hace, funda la Archicofradía, y los socios se
comprometen a llevar la Medalla Milagrosa y a repetir cada día la plegaria inscrita en
ella. Se extiende la devoción al Corazón de María con suma rapidez, y la Iglesia de
Nuestra Señora de las Victorias se convierte en un Damasco ininterrumpido: miles y
miles de conversiones, algunas de resonancia mundial.

En 1842 va a hacer algo muy sonado la Medalla Milagrosa. En la ciudad de
Estrasburgo —hoy capital europea— un judío de veintiocho años está para casarse. Pero
antes de celebrar la boda quiere hacer un viaje a Israel, la tierra de sus antepasados.
Alfonso Ratisbona, bueno y honesto, está sin embargo furioso contra su hermano
Teodoro, que se había hecho católico y, para colmo, había abrazado el sacerdocio.
Alfonso emprende el viaje hacia Jerusalén, pero pasa por Roma camino de Nápoles
donde se va a embarcar.
No le interesa más que el viaje, aunque la Virgen está al acecho. Alfonso visita la
colonia judía y se hace amigo de un noble barón —antes protestante y ahora ferviente
católico—, que le dice:
- ¿Me quiere dar un gusto? ¿Por qué no se pone esta medalla de María?
Alfonso la acepta por puro compromiso y se la cuelga sobre el pecho.
El atrevido barón, le pide más: ¿Por qué no copia esta oración de la Virgen? Y le
entrega la conocida plegaria de San Bernardo:
- Acordaos, oh piadosísima Virgen María, que jamás se ha oído decir que ninguno
que ha acudido a tu protección haya sido desamparado de ti.
Alfonso cumplirá la palabra, pero sin devoción alguna, pues todo aquello no le dice
nada, porque son cuentos y tonterías de los católicos...
Un día, mientras espera dentro de la carroza del amigo en plena calle, tiene la
ocurrencia de meterse en una iglesia católica para ver cómo es, y admirar alguna de esas
obras de arte que esconden todas las iglesias de Roma. Pero aquí le esperaba la gracia
de Dios. El templo se le vuelve oscuro, aunque es pleno día. Sólo hay una luz intensa
que sale de una capilla, hacia la que se siente atraído con fuerza irresistible. Y allí, seria
y amable a la vez, María que le sonríe y le extiende las manos hacia abajo, como las ha
visto en la medalla. No le dice una palabra, pero Alfonso queda petrificado y como
elevado al Cielo.

Es mejor que nos lo cuente todo él mismo:

* De repente me sentí arrodillado en aquella capilla. Levanté los ojos hacia aquella
luz tan resplandeciente, y vi de pie sobre el altar viva, grande, majestuosa, bellísima y
misericordiosa a la Virgen María, en todo igual a la que muestra la Medalla Milagrosa.
Yo trataba de levantar los ojos hacia Ella, pero su resplandor y mi respeto me hacían
bajarlos. Clavé la mirada sobre sus manos, y las hallé llenas de perdón y de
misericordia. Seguía arrodillado, pero una fuerza irresistible me empujaba hacia Ella.
En su presencia, y sin que me hubiera dicho una palabra, comprendí de golpe el horror
de mi estado, la deformidad del pecado y la belleza de la religión católica. En una
palabra, lo entendí todo de un solo golpe.
Alfonso no resistió más. Temía el revuelo que iba a suscitar su conversión —mayor
aún que el que levantó la de su hermano entre las familias judías más influyentes de
Estrasburgo—, y a los once días recibía el Bautismo.

- ¿Mi nombre de pila? ¡María! ¡Sólo María!
Y será conocido siempre como María Alfonso Ratisbona.
En Roma se agitó la colonia judía en torno a esta conversión. Se hizo proceso
canónico, y al cabo de varios meses, oídos muchos testigos, se declaraba auténtica la
aparición de la Virgen María a este judío, que sería un hijo amantísimo de la Virgen y
de la cual decía: ¡María es todo para mí!
Alfonso amaba mucho a la novia, que estaba esperando el retorno del viajero para la
boda; pero el agraciado con la aparición de la Virgen, al igual que su hermano Teodoro,
decide abrazar el sacerdocio, que recibe en el año 1848. ¡Y lo que van a ser las cosas!
Teodoro, al que acompañará a veces María Alfonso, llegará a cuidar como encargado la
Iglesia de Nuestra Señora de las Victorias de París, la de las famosas conversiones con
aquel Párroco casi desesperado...

La Iglesia de la aparición en Roma es pequeña, pero en ella se respira una devoción
celestial. La capilla lateral está siempre iluminada. Allí celebró su Primera Misa —y la
recuerda un busto y una lápida— San Maximiliano Kolbe, el mártir dentro del búnker
del hambre en el campo de concentración de Auschwitz. El Papa Juan Pablo II la
visitaba antes de ser Papa y después siendo Papa. Nosotros lo hacemos ahora
espiritualmente, y miramos a la Virgen como el gran judío convertido —tan santo, tan
querido, que morirá en Palestina, en Ain Karen, el lugar de la visita de María a su prima

Isabel—, y repetimos sus últimas palabras que saben a cielo: La Santísima Virgen me
llama, y yo tengo necesidad de Ella. ¡Quiero sólo a María! Para mí, María lo es todo

Fuente:
http://www.riial.org/evangelizacion/047%20Una%20gran%20aparicion%20de%20Maria.pdf

Fiesta de San Andrés Apóstol, que es el Patrono y Fundador de esta Iglesia.

Santidad, querido Hermano

El atardecer trae siempre un doble sentimiento, el de gratitud por el día vivido y el de la ansiada confianza ante el caer de la noche. Esta tarde mí corazón está colmado de gratitud a Dios, que me ha concedido estar aquí para rezar junto con Vuestra Santidad y con esta Iglesia hermana, al término de una intensa jornada de visita apostólica; y, al mismo tiempo, mi corazón está a la espera del día que litúrgicamente hemos comenzado: la fiesta de San Andrés Apóstol, que es el Patrono y Fundador de esta Iglesia.

En esta oración vespertina, a través de las palabras del profeta Zacarías, el Señor nos ha dado una vez más el fundamento que está a la base de nuestro avanzar entre un hoy y un mañana, la roca firme sobre la que podemos mover juntos nuestros pasos con alegría y esperanza; este fundamento rocoso es la promesa del Señor: «Aquí estoy yo para salvar a mi pueblo de Oriente a Occidente... en fidelidad y justicia» (8,7.8).

Sí, venerado y querido Hermano Bartolomé, mientras expreso mi sentido «gracias» por su acogida fraterna, siento que nuestra alegría es más grande porque la fuente está más allá; no está en nosotros, no en nuestro compromiso y en nuestros esfuerzos, que también deben hacerse, sino en la común confianza en la fidelidad de Dios, que pone el fundamento para la reconstrucción de su templo que es la Iglesia (cf. Za 8,9). «¡He aquí la semilla de la paz!» (Za 8,12); ¡he aquí la semilla de la alegría! Esa paz y esa alegría que el mundo no puede dar, pero que el Señor Jesús ha prometido a sus discípulos, y se la ha entregado como Resucitado, en el poder del Espíritu Santo.
Andrés y Pedro han escuchado esta promesa, han recibido este don. Eran hermanos de sangre, pero el encuentro con Cristo los ha transformado en hermanos en la fe y en la caridad. Y en esta tarde gozosa, en esta vigilia de oración, quisiera decir sobre todo: hermanos en la esperanza, y la esperanza no defrauda. Qué gracia, Santidad, poder ser hermanos en la esperanza del Señor Resucitado. Qué gracia – y qué responsabilidad – poder caminar juntos en esta esperanza, sostenidos por la intercesión de los santos hermanos, los Apóstoles Andrés y Pedro. Y saber que esta esperanza común no defrauda, porque no se funda en nosotros y nuestras pobres fuerzas, sino en la fidelidad de Dios.

Con esta esperanza gozosa, llena de gratitud y anhelante espera, expreso a Vuestra Santidad, a todos los presentes y a la Iglesia de Constantinopla mis mejores deseos, cordiales y fraternos, en la fiesta del santo Patrón. Y le pido un favor: Me bendiga y bendiga la Iglesia de Roma.

Fuente: VIAJE APOSTÓLICO A TURQUÍA - PAPA FRANCISCO



Sembrar el Camino (colaborando en la difusión de la obra del Padre Antonio Oliver): Andrés y Pedro, hermanos en la fe y en la caridad....

Sembrar el Camino (colaborando en la difusión de la obra del Padre Antonio Oliver): Andrés y Pedro, hermanos en la fe y en la caridad....: Andrés y Pedro, hermanos en la fe y en la caridad. Hermanos en la esperanza del Señor Resucitado Andrés y Pedro...

viernes, 28 de noviembre de 2014

Santa Catalina Laboore

Oh Señora nuestra que quisiste aparecerte a Santa Catalina Laboore, como mediadora entre Dios y los hombres, escucha nuestra suplicas.
ponemos en tus manos materiales todas nuestras intenciones, todas nuestras preocupaciones espirituales y materiales. ya te hemos confiado las gracias, que por tu intercesión, nos hemos atrevido a pedir a tu divino hijo.
te suplicamos humildemente que le hables de nosotros y le digas que nos escuche , si estas gracias que pedimos son conforme a su voluntad y han de ser para nuestro bien. después que eleves tus manos suplicantes hacia el señor, dignate virgen y madre extenderlas sobre nosotros. envuelvenos en tus rayos de gracias para que su luz y su calor nos despeguen de las cosas de aqui abajo y nos purifiquen y para que caminemos alegremente, siguiendote en esta vida hasta el dia en que tu misma nos recibas en las puertas del cielo . Asi sea.

Asesoría Inmobiliaria 0212.4223247/04123605721

Milagros Fernández obsequiaran medallas Milagrosa con la bendición del padre.
0212.4223247/0412.3.605721

Santa Catalina Labouré vivirá oculta, en humildad y obediencia, sus 46 años de vida religiosa, al servicio de los necesitados. Pero la devoción a Nuestra Señora se difunde por el mundo.

Un judío de Estrasburgo, Alfonso Ratisbona, al despedirse en 1842, para un viaje al Oriente, acepta por compromiso de un compañero católico, antiguamente protestante, una medalla de la Virgen Milagrosa, con la recomendación del rezo diario del «Acordaos» de San Bernardo.

El 30 de enero visita turísticamente en Roma la iglesia de San Andrés delle Fratte; de pronto se pone de rodillas inesperadamente; y, al levantarse, repite que la Virgen Milagrosa le ha transformado con su visita y sus palabras. Como sacerdote católico, dedicará la vida a sus hermanos judíos, atrayendo hasta Cristo a veintiocho de sus parientes y a trescientos ochenta más.

Su fundación de Sacerdotes y Hermanas de Sión surge con este ideal y con idéntica devoción a Nuestra Señora de la Medalla milagrosa.

jueves, 27 de noviembre de 2014

Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa - Virgen Milagrosa

27/11/2014 -  ESCUCHE esta bella canción:

LA MILAGROSA

GLORIA TI
MILAGROSA QUERIDA
VIRGEN LLENA
DE GRACIA.
Y AMOR OYE MADRE A TUS HIJOS
QUE AMANTES
ELEVAN CONSTANTES
UN HIMNO EN TU HONOR. (BIS)

Y el cantarte ferviente Te piden,
abundante y cordial bendición,
Y que abrases en vivos ardores
los puros amores de tu corazón.


Ve con cuánta ilusión y alegría
Tu bendita Medalla besamos
Que prendida en el pecho llevamos
Como emblema sagrado de amor.

Es la insignia mil veces bendita,
De los hijos a ti consagrados
Que acrecientan por Ella escudados
Sus TESOROS DE FE y tierno amor. 

Fuimos primero a Radio Maria y fue una sorpresa, porque, estaba
un Diacono Sanador (De Pasquali)  que coloco sus manos y aceite  a mi esposo y quedo impactado por lo que le dijo...y lo mas cruel...el padre lo busco a la silla...
"a ti te duele los hombros y tiene el corazon duro".... se sentó con lagrimas en los ojo...

HABÍA MUCHA PERSONA LLENA DE ESPÍRITU SANTO EN EL SUELO..no tome fotos estaba extasiada por lo que estaba pasado...se sentía la VIRGENCITA...y una paz total..


Bueno estoy feliz por esto..ahora me falta mi hermana que un día estemos junta en una misa de sanación...




Nuestra Señora
de la
Medalla Milagrosa



Oh María, sin pecado concebida, ruega por
nosotros que recurrimos a ti. 
Capilla Radio Maria
Nuestra Señora
de la
Medalla Milagrosa
DESPUÉS NOS FUIMOS A IGLESIA MILAGROSA - PRADO MARÍA

Me paso algo sorprendente, desde hace años quería tener una medalla de la milagros, pero con el fondo azul...y siempre la vende en la mañanita del 27/11/2014, ES preciosa....

Bueno, le dije a Virgencita mentalmente, sera el otro año que la tenga...llegando a la Iglesia...
en un instante la estaba vendiendo una señora...se me salieron la lagrimas de felicidad....Y A LA VENDEDORA Y NUESTRA SEÑORA DE LA MEDALLA MILAGROSA...te digo

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS por este bello regalo que me diste MILAGROSA QUERIDA..


Compre después los almanaques para mi familia, amigos, clientes y 47 medalla milagrosa bendecida por el PADRE, si desea una ..estoy a la orden...0212.4223247/04123605721
Regalo Medalla Milagrosa, escribe por este correo:







miércoles, 26 de noviembre de 2014

María Antonia Bolívar - Hermana del Libertador

La hermana mayor de Bolívar nació en Caracas el 1 de noviembre de 1777, una mujer de carácter recio, heredado de su madre, doña María de la Concepción Palacios y Blanco. Durante su vida, mostró simpatía por la causa realista, pero mantuvo una relación armoniosa con el máximo prócer venezolano, quien no descansó por luchar por nuestra libertad.

 Contrajo matrimonio el 22 de octubre de 1792, antes de cumplir los 15 años de edad con D. Pablo Clemente Francia.

Siempre mostró simpatías por la causa realista. Sin embargo, mantuvo una relación armoniosa con su hermano el Libertador, a veces un tanto afectada por los negocios que ella le llevaba en Caracas, en particular el de las minas de Aroa; pero en general, Bolívar tuvo en alto aprecio los consejos y sentencias de María Antonia. Esta murió el 7 de octubre de 1842, dos meses antes de que trajeran a Caracas los restos de su inmortal hermano, el 17 de diciembre de ese año.

El 7 de octubre de 1842, falleció María Antonia Bolívar, dos meses antes de que trajeran a Caracas los restos de su inmortal hermano Simón Bolívar, el 17 de diciembre de ese año

CARTA ESCRITA EN LIMA, EN ABRIL DE 1825, DIRIGIDA A SU HERMANA MARIA ANTONIA. SOBRE LA EDUCACIÓN DE SU SOBRINO FERNANDO Y OTROS ASUNTOS FAMILIARES

Lima, Abril de 1825

Señora María Antonia Bolívar.

Escribe tú, de mi parte, a los encargados en el Norte de la educación del joven Fernando Bolívar, encareciéndoles el esmero con que yo quiero que se eduque a mi sobrino. Que aprenda las lenguas sabias y las vivas, matemáticas, historia, moral, bellas letras, etc. Un hombre sin estudios es un hombre incompleto. La instrucción es la felicidad de la vida; y el ignorante, que está siempre próximo a revolverse en el lodo de la corrupción, se precipita luego infaliblemente en las tinieblas de la servidumbre.

Toma también mucho interés en que la hija de Juana de case bien, con un hombre patriota y honrado. Este es un negocio en que todos debemos pensar, porque la familia es un tesoro en que todos los de ella tienen interés. Ayúdala tú con tus buenos consejos de hermana, y procedan siempre con atención, que no hay más dicha ni desdicha, que prudencia o imprudencia. Yo no le escribiré a ningún juez sobre el pleito de Lecumberry, por más que tú te empeñes.

No quiero exceder los límites de mis derechos, que, por lo mismo que mi situación es elevada, aquéllos son más estrechos. La suerte me ha colocado en el ápice del poder; pero no quiero tener otros derechos que los del más simple ciudadano. Que se haga justicia y que ésta se me imparta, si la tengo. Si no la tengo, recibiré tranquilo el fallo de los tribunales. No te inquietes, sin embargo, que mis títulos son los mejores.
BOLÍVAR

Fuente.

Asesoría Inmobiliaria e Inversión 0212.4223247/04123605721

Virgen de Belén reconociendo por su poder divino como advocación de María siempre virgen - Patrona de Estado Aragua


Es muy común que como buenos venezolanos, conozcamos la devoción de los zulianos por la Virgen de Chiquinquirá; que acompañemos a nuestros hermanos larenses en su fe por la Divina Pastora y que conozcamos a la Virgen del Valle, patrona del estado Nueva Esparta. Sin embargo, como hijos, moradores y nativos de la entidad aragüeña, muchos aún desconocemos la mística historia de la Virgen de Belén, esa advocación de María Santísima que se ha vuelto símbolo de nuestros valles y que hoy en día ostenta el excelentísimo título de Patrona de Aragua.

Érase una vez...


La historia de nuestra excelsa virgencita tuvo lugar un día como hoy, pero de hace 303 años, en San Mateo, un humilde pueblo de doctrina fundado en la tercera década del siglo XVII y que se ubica geográficamente al este de la región.

Se dice que para el año 1709 -momento de la aparición- gobernaba la comunidad indígena de San Mateo, siendo su cacique Mateo de Oroguaypuro u Oreguaypur, reconocido así entre los lugareños por haber obtenido de las autoridades españolas el reconocimiento del derecho a la legua de tierra que les fue adjudicada por Ley de Indias de 1642 y de la que habían sido despojados.

En aquellos suelos se sembraban caña de azúcar y el maíz. En lo que a la religión respecta, contaban con una iglesia católica centrada en medio de un rancherío pajizo.

Fue el 26 de noviembre de aquel año, cuando el indio Tomás José Purino - cristiano converso de conducta muy recta- fue sorprendido por una manifestación divina justo cuando se encontraba cortando un árbol; y es Tomás José quien divisó cómo emergía de la tierra, hasta dejarse ver, la pequeña imagen de una mujer con un niño en el brazo derecho y a sus pies una media luna, en color plata y del tamaño de una moneda de 2,6 cm aproximadamente.
En el acto, aún absorto, el hombre llamó a su esposa Inés Heredia, para que fuera testigo también de la prodigiosa aparición de la Madre de Dios.

Ese mismo día la llevó a su casa le colocó un altar improvisado y esa misma noche hicieron el primer rezo del santo rosario, primer homenaje de amor de un pueblo que 3 siglos después continúa homenajeándola por medio de la oración.

Pero por petición del Padre Nicolás de la Torre, párroco del pueblo, la imagen fue llevada a la iglesia en medio de gran solemnidad con repiques de campanas chirimías y hasta guitarras. Lo que jamás imaginaron fue que al día siguiente de su llegada cuando el monaguillo Manuel Fiscal que abriera la cortinita del tabernáculo, donde había sido colocada, ésta ya no tendría el mismo color plomo con el que apareció. Ahora era dorada y también tenía querubines y nubes alrededor. Después la imagen iría creciendo hasta dos tercios de su tamaño original. En la actualidad está resguardada en un relicario mandado a realizar por María Antonia Bolívar, hermana de El Libertador.

¿Por qué fue bautizada como Virgen de Belén?
El nombre se debe a que la Virgen se manifestó en la víspera de la celebración en Sarría, España las fiestas de la Virgen de Belén.
Milagros Fernández 0212.4223247/04123605721 - Asesoría Inmobiliaria e Inversión

La virgencita y el Libertador Simón Bolívar


Cuentan que el 25 de marzo de 1814, en el fragor de una cruenta batalla, Bolívar implora la protección de los suyos a la imagen de la Virgen de Belén reconociendo su poder divino como advocación de María siempre virgen


Fuente:
http://www.elsiglo.com.ve/article/print/38334/%7B[News]38334%7D


Cerca esta la
Virgen de Betania,
nuestra madre
nos pide
RECONCILIADOR



Te ruego que reces y hagas rezar por mí y por los frutos de mi servicio a la Iglesia.

Que Jesús te bendiga y la Virgen santa te cuide.
Fraternalmente,
Francisco



PAPA FRANCISCO
YO TE OBEDEZCO
TODOS LOS DÍAS AL MEDIADA
REZO UN
PADRENUESTRO
POR TI
Y TAMBIÉN
POR BENEDICTO XVI

Día Internacional CONTRA LA VIOLENCIA Y EXPLOTACIÓN DE LA MUJER

Un dulce regalo 


http://www.eluniversal.com/arte-y-entretenimiento/musica/141119/guillermo-davila-sale-de-alta-y-habla-acerca-de-su-hospitalizacion

http://www.eluniversal.com/arte-y-entretenimiento/musica/141119/guillermo-davila-sale-de-alta-y-habla-acerca-de-su-hospitalizacion



Guillermo Davila 

cree en las cadenas de oración



¡Gloria a Dios!




El siete (7) es un número poderoso en la Biblia que habla de perfección

Algo que libera la bendición

“15 La fiesta de los panes sin levadura guardarás. Siete días comerás los panes sin levadura, como yo te mandé, en el tiempo del mes de Abib, porque en él saliste de Egipto; y ninguno se presentará delante de mí con las manos vacías.”
Éxodo 23:15

El siete es un número poderoso en la Biblia que habla de perfección, más de cuatrocientas veces se encuentra escrito. Ninguno, ni grandes ni pequeños se presentarán delante de Dios con las manos vacías.  Si le interesa profundizar en la palabra de Dios acerca de estas fiestas que estableció el Señor, y observa que en todas ellas tiene la instrucción de no presentarse delante de Dios con las manos vacías, todas ellas requerían de una siembra. 

Nosotros siempre tenemos que tener esa actitud en la vida de liberar una siembra de bendición.  Poniéndonos en conexión con Dios a través de lo que hacemos con fe, y vamos a atraer a nuestra vida lo prometido por Dios.  Todo lo que recibimos de la palabra es para caminar por fe y obediencia y eso va a traer resultados poderosos en nuestra vida.  A medida que va entrando al camino de la revelación divina va a comenzar a tener una iluminación de parte de Dios, que él tiene un propósito que es mucho más grande de todos los sueños que ha tenido en la vida.  Eso se va liberando en su vida interior pero se moviliza en su vida con acciones de fe. 

Observando lo que la Palabra de Dios habla de estas fiestas conocemos las verdades que liberan la bendición. En su vida se va formando un círculo de bendición del dar y recibir, del sembrar y cosechar.  Eso tiene que estar como algo fundamental en los principios que nosotros ponemos en práctica en el reino de Dios. Si usted no practica la ley de siembra y cosecha de ir liberando dones, talentos, riquezas espirituales que hay en su interior nunca se van a manifestar en la vida de otros, pero nunca va a venir la cosecha que multiplica esa riqueza interior que usted tiene. Eso es aplicable en todos los órdenes de su vida, todo lo que el hombre sembrare, eso va a cosechar, Dios no puede ser burlado.   

Si está enfocado en situaciones adversas que está atravesando, no le permitirán escuchar la voz de Dios o ver la iluminación que le ayudará a saber qué hacer para que eso se termine.  Pero si se enfoca en la palabra y camina en línea y acuerdo en la palabra va a revertir la maldición en bendición y va a ser un canal de bendiciones para otras personas.  

Recuerde: Obedecer a Dios, ser generoso, sembrar, tener fe en Dios y en su Palabra. Todo eso le va a traer bendición a su vida. Si siembra, cosechará multiplicado. Si tiene fe agradará a Dios haciendo que se mueva a su favor. Si es generoso, recibirá también generosamente. Si obedece a Dios será bendecido.

Oración: Padre amado, hoy aprendí que no tengo que presentarme ante ti con las manos vacía. Seré sembrador, seré generoso y muy obediente a lo que tú me mandas hacer en tu palabra. Quiero recibir la bendición que prometiste para mi vida y para mi familia. Sé que mis generaciones vivirán una vida de éxito y bendición por encaminarme hoy en tu Voluntad. En el nombre de Jesús, amén.



Milagros Fernández 0212.4223247/04123605721
Fabuloso número siete (7),
símbolo de la armonía y la perfección,
número místico, mágico y poderoso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Divina Misericordia...lo importante es creer DIOS ESTA CON NOSOTROS

Entradas populares