Síguenos Inmobiliaria Milagros Fernandez + 58 04123605721


Instagram Instagram Save to Foursquare

jueves, 30 de abril de 2015

Mi Dios, mi Roca salvadora

Libro de los Hechos de los Apóstoles 13,13-25.
Desde Pafos, donde se embarcaron, Pablo y sus compañeros llegaron a Perge de Panfilia. Juan se separó y volvió a Jerusalén,
pero ellos continuaron su viaje, y de Perge fueron a Antioquía de Pisidia. El sábado entraron en la sinagoga y se sentaron.
Después de la lectura de la Ley y de los Profetas, los jefes de la sinagoga les mandaron a decir: "Hermanos, si tienen que dirigir al pueblo alguna exhortación, pueden hablar".
Entonces Pablo se levantó y, pidiendo silencio con un gesto, dijo: "Escúchenme, israelitas y todos los que temen a Dios.
El Dios de este Pueblo, el Dios de Israel, eligió a nuestros padres y los convirtió en un gran Pueblo, cuando todavía vivían como extranjeros en Egipto. Luego, con el poder de su brazo, los hizo salir de allí
y los cuidó durante cuarenta años en el desierto.
Después, en el país de Canaán, destruyó a siete naciones y les dio en posesión sus tierras,
al cabo de unos cuatrocientos cincuenta años. A continuación, les dio Jueces hasta el profeta Samuel.
Pero ellos pidieron un rey y Dios les dio a Saúl, hijo de Quis, de la tribu de Benjamín, por espacio de cuarenta años.
Y cuando Dios desechó a Saúl, les suscitó como rey a David, de quien dio este testimonio: He encontrado en David, el hijo de Jesé, a un hombre conforme a mi corazón que cumplirá siempre mi voluntad.
De la descendencia de David, como lo había prometido, Dios hizo surgir para Israel un Salvador, que es Jesús.
Como preparación a su venida, Juan había predicado un bautismo de penitencia a todo el pueblo de Israel.
Y al final de su carrera, Juan decía: 'Yo no soy el que ustedes creen, pero sepan que después de mí viene aquel a quien yo no soy digno de desatar las sandalias'.



Salmo 89(88),2-3.21-22.25.27.

Cantaré eternamente el amor del Señor,
proclamaré tu fidelidad por todas las generaciones.
Porque tú has dicho:
«Mi amor se mantendrá eternamente,

mi fidelidad está afianzada en el cielo.»
«Encontré a David, mi servidor,
y lo ungí con el óleo sagrado,
para que mi mano esté siempre con él

y mi brazo lo haga poderoso.»
Mi fidelidad y mi amor lo acompañarán,
su poder crecerá a causa de mi Nombre:
El me dirá: «Tú eres mi padre,

mi Dios, mi Roca salvadora.»


Evangelio según San Juan 13,16-20.
Después de haber lavado los pies a los discípulos, Jesús les dijo:
"Les aseguro que el servidor no es más grande que su señor, ni el enviado más grande que el que lo envía.
Ustedes serán felices si, sabiendo estas cosas, las practican.
No lo digo por todos ustedes; yo conozco a los que he elegido. Pero es necesario que se cumpla la Escritura que dice: El que comparte mi pan se volvió contra mí.
Les digo esto desde ahora, antes que suceda, para que cuando suceda, crean que Yo Soy.
Les aseguro que el que reciba al que yo envíe, me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me envió".


Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.



Leer el comentario del Evangelio por :

Concilio Vaticano II
Constitución dogmática sobre la Iglesia (Lumen Gentium), §8

«El enviado no es más que el que lo envía»

Cristo ha realizado su obra redentora en la pobreza y la persecución; así tmbién la Iglesia está llamada a seguir el mismo camino para comunicar a los hombres los frutos de la salvación. Cristo Jesús, «a pesar de su condición divina... se anonadó a sí mismo tomando la condición de esclavo» (Flp 2,6) y por nosotros «siendo rico, se hizo pobre» (2Co 8,9). Así es también la Iglesia; y si es cierto que tiene necesidad de recursos humanos para cumplir su misión, no está aquí para buscar la gloria terrestre, sino para predicar, incluso con el ejemplo, la humildad y la abnegación. Cristo ha sido enviado por el Padre «para evangelizar a los pobres..., curar los corazones destrozados» (Lc 4,18), «buscar y salvar lo que estaba perdido» (Lc19,10). De la misma manera, si la Iglesia cuida con solicitud a aquellos que están afligidos por la enfermedad humana; con mucha más razón, reconoce en los pobres y en todos los que sufren, la imagen de su Fundador pobre y sufriente, y se afana a aliviar su desgracia y quiere servir a Cristo en ellos...

La Iglesia «va hacia delante, caminando entre las persecuciones del mundo y las consolaciones de Dios» (San Agustín), anunciando la cruz y la muerte del Señor, hasta que él vuelva (1Co 11,26). Es la fuerza del Señor resucitado la que la fortifica para hacerle superar, por la paciencia y la caridad, sus penas y sus dificultades interiores tanto como las exteriores y, a pesar de todo, hacer que revele fielmente al mundo el misterio del Señor, misterio todavía escondido hasta que él mismo aparezca al fin de los tiempos en la plenitud de su luz..

lunes, 27 de abril de 2015

El ladrón no viene sino para robar, matar y destruir. Pero yo he venido para que las ovejas tengan Vida, y la tengan en abundancia."



Libro de los Hechos de los Apóstoles 11,1-18. 
En aquellos días:
Los Apóstoles y los hermanos de Judea se enteraron de que también los paganos habían recibido la Palabra de Dios.
Y cuando Pedro regresó a Jerusalén, los creyentes de origen judío lo interpelaron,
diciéndole: "¿Cómo entraste en la casa de gente no judía y comiste con ellos?".
Pedro comenzó a contarles detalladamente lo que había sucedido:
"Yo estaba orando en la ciudad de Jope, cuando caí en éxtasis y tuve una visión. Vi que bajaba del cielo algo parecido a un gran mantel, sostenido de sus cuatro puntas, que vino hasta mí.
Lo miré atentamente y vi que había en él cuadrúpedos, animales salvajes, reptiles y aves.
Y oí una voz que me dijo: 'Vamos, Pedro, mata y come'.
'De ninguna manera, Señor, respondí, yo nunca he comido nada manchado ni impuro'.
Por segunda voz, oí la voz del cielo que me dijo: "No consideres manchado lo que Dios purificó".
Esto se repitió tres veces, y luego, todo fue llevado otra vez al cielo.
En ese momento, se presentaron en la casa donde estábamos tres hombres que habían sido enviados desde Cesarea para buscarme.
El Espíritu Santo me ordenó que fuera con ellos sin dudar. Me acompañaron también los seis hermanos aquí presentes y llegamos a la casa de aquel hombre.
Este nos contó en qué forma se le había aparecido un ángel, diciéndole: 'Envía a alguien a Jope, a buscar a Simón, llamado Pedro.
El te anunciará un mensaje de salvación para ti y para toda tu familia'.
Apenas comencé a hablar, el Espíritu Santo descendió sobre ellos, como lo hizo al principio sobre nosotros.
Me acordé entonces de la palabra del Señor: 'Juan bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados en el Espíritu Santo'.
Por lo tanto, si Dios les dio a ellos la misma gracia que a nosotros, por haber creído en el Señor Jesucristo, ¿cómo podía yo oponerme a Dios?". 
Después de escuchar estas palabras se tranquilizaron y alabaron a Dios, diciendo: "También a los paganos Dios les ha concedido el don de la conversión que conduce a la Vida". 



Salmo 42(41),2-3.43(42),3.4. 
Como la cierva sedienta
busca las corrientes de agua,
así mi alma suspira
por ti, mi Dios.
Mi alma tiene sed de Dios,
del Dios viviente:
¿Cuándo iré a contemplar

el rostro de Dios?
Envíame tu luz y tu verdad:
que ellas me encaminen
y me guíen a tu santa Montaña,

hasta el lugar donde habitas.
Y llegaré al altar de Dios,
el Dios que es la alegría de mi vida;
y te daré gracias con la cítara,

Señor, Dios mío.





Evangelio según San Juan 10,1-10. 
Jesús dijo a los fariseos: "Les aseguro que el que no entra por la puerta en el corral de las ovejas, sino por otro lado, es un ladrón y un asaltante.
El que entra por la puerta es el pastor de las ovejas. 
El guardián le abre y las ovejas escuchan su voz. El llama a cada una por su nombre y las hace salir.
Cuando las ha sacado a todas, va delante de ellas y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz.
Nunca seguirán a un extraño, sino que huirán de él, porque no conocen su voz".
Jesús les hizo esta comparación, pero ellos no comprendieron lo que les quería decir.
Entonces Jesús prosiguió: "Les aseguro que yo soy la puerta de las ovejas.
Todos aquellos que han venido antes de mí son ladrones y asaltantes, pero las ovejas no los han escuchado.
Yo soy la puerta. El que entra por mí se salvará; podrá entrar y salir, y encontrará su alimento.
El ladrón no viene sino para robar, matar y destruir. Pero yo he venido para que las ovejas tengan Vida, y la tengan en abundancia." 


Leer el comentario del Evangelio por : San Agustín 
«Quien entre por mí se salvará»

domingo, 26 de abril de 2015

“Haced amigos”



Feliz día del Señor, hoy en la ‪#‎misa‬ dominical hubo la Minerva que sentimiento mas hermosa estar presente con el Señor.
Hoy quiero pedir algo muy especial:
Nuestra Capilla Nuestra Señora de Guadalupe es muy pequeña en la comunidad Luis Hurtado, Junquito vamos a donar a la Parroquia Guadalupe - Banesco 0134-0443-7744-3101-9650 telef. 0212.422.2795.
Ya tenemos el terreno ahora falta tu ‪#‎Venezuela‬ que te una a esta donación sobrenatural para hacer una iglesia grandota para Nuestra Señora Guadalupe. comparte esta gran petición a tus amigos y haz este sueño realidad


Capilla
Nuestra
Señora
de
Guadalupe



San Clemente de Alejandría (150-c. 215), teólogo 
Sermón “¿Se puede salvar el rico?”, § 31

“Haced amigos”

    "El que dé a beber a uno de mis discípulos, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, no perderá su recompensa" (Mt 10,42)... Este es el salario que no perderá ni un solo día su valor: "Haced amigos con dinero injusto, a fin de que en el último día, os reciban en las moradas eternas".

    Las riquezas de las que disponemos no deben servir sólo para nosotros; con bienes injustos podemos hacer una obra justa y saludable, y aliviar a uno de los que el Padre ha destinado a sus moradas eternas... Qué admirable es, esta palabra del apóstol Pablo:"Dios ama al que da con alegría" (2Co 9,7), el que da limosna de buena gana, siembra sin contar con una cosecha tan abundante, y comparte sin murmurar, vacilar o retener... Y todavía es más grande, esta palabra que el Señor dice en otro lugar: "A quien te pide, dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames" (Lc 6,30)...

    Reflexiona entonces sobre la magnífica recompensa prometida a tu generosidad: las moradas eternas. ¡Qué buen negocio! ¡Qué extraordinario suceso! Compramos la inmortalidad con dinero; ¡cambiamos los bienes caducos de este mundo por una morada eterna en los cielos! Por tanto, vosotros los ricos, que tenéis sabiduría, aplicaos en este negocio... ¿Por qué os dejáis fascinar por diamantes y esmeraldas, por casas que el fuego devora, que el tiempo derrumba, que un terremoto derriba? Aspirad sólo a vivir en los cielos y a reinar con Dios. Un hombre, un pobre, os dará este reino... Por otra parte, el Señor no dijo: "Dad, sed generosos, socorred a vuestros hermanos", sino "haced amigos". La amistad no nace de una sola vez, sino de una larga familiaridad. Ni la fe, ni la caridad, ni la paciencia son obra de un día: "pero el que persevere hasta el fin se salvará" (Mt 10,22).



viernes, 24 de abril de 2015

¡Alaben al Señor, todas las naciones, glorifíquenlo, todos los pueblos!

Libro de los Hechos de los Apóstoles 9,1-20. 
Saulo, que todavía respiraba amenazas de muerte contra los discípulos del Señor, se presentó al Sumo Sacerdote 
y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de traer encadenados a Jerusalén a los seguidores del Camino del Señor que encontrara, hombres o mujeres. 
Y mientras iba caminando, al acercarse a Damasco, una luz que venía del cielo lo envolvió de improviso con su resplandor. 
Y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: "Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?". 
El preguntó: "¿Quién eres tú, Señor?". "Yo soy Jesús, a quien tú persigues, le respondió la voz. 
Ahora levántate, y entra en la ciudad: allí te dirán qué debes hacer". 
Los que lo acompañaban quedaron sin palabra, porque oían la voz, pero no veían a nadie.
Saulo se levantó del suelo y, aunque tenía los ojos abiertos, no veía nada. Lo tomaron de la mano y lo llevaron a Damasco. 
Allí estuvo tres días sin ver, y sin comer ni beber. 
Vivía entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en una visión: "¡Ananías!". El respondió: "Aquí estoy, Señor". 
El Señor le dijo: "Ve a la calle llamada Recta, y busca en casa de Judas a un tal Saulo de Tarso. 
El está orando y ha visto en una visión a un hombre llamado Ananías, que entraba y le imponía las manos para devolverle la vista". 
Ananías respondió: "Señor, oí decir a muchos que este hombre hizo un gran daño a tus santos en Jerusalén. 
Y ahora está aquí con plenos poderes de los jefes de los sacerdotes para llevar presos a todos los que invocan tu Nombre". 
El Señor le respondió: "Ve a buscarlo, porque es un instrumento elegido por mí para llevar mi Nombre a todas las naciones, a los reyes y al pueblo de Israel. 
Yo le haré ver cuánto tendrá que padecer por mi Nombre". 
Ananías fue a la casa, le impuso las manos y le dijo: "Saulo, hermano mío, el Señor Jesús -el mismo que se te apareció en el camino- me envió a ti para que recobres la vista y quedes lleno del Espíritu Santo". 
En ese momento, cayeron de sus ojos una especie de escamas y recobró la vista. Se levantó y fue bautizado. 
Después comió algo y recobró sus fuerzas. Saulo permaneció algunos días con los discípulos que vivían en Damasco, 
y luego comenzó a predicar en las sinagogas que Jesús es el Hijo de Dios. 



Salmo 117(116),1.2. 
¡Alaben al Señor, todas las naciones, 
glorifíquenlo, todos los pueblos!

Porque es inquebrantable su amor por nosotros, 
y su fidelidad permanece para siempre.





Evangelio según San Juan 6,52-59. 
Los judíos discutían entre sí, diciendo: "¿Cómo este hombre puede darnos a comer su carne?". 
Jesús les respondió: "Les aseguro que si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no tendrán Vida en ustedes. 
El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. 

Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida. 
El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él. 
Así como yo, que he sido enviado por el Padre que tiene Vida, vivo por el Padre, de la misma manera, el que me come vivirá por mí. 
Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron sus padres y murieron. El que coma de este pan vivirá eternamente". 
Jesús enseñaba todo esto en la sinagoga de Cafarnaún. 





jueves, 23 de abril de 2015

Todas las ciudades por donde pasaba iba anunciando la Buena Noticia


Libro de los Hechos de los Apóstoles 8,26-40. 
El Angel del Señor dijo a Felipe: "Levántate y ve hacia el sur, por el camino que baja de Jerusalén a Gaza: es un camino desierto".
El se levantó y partió. Un eunuco etíope, ministro del tesoro y alto funcionario de Candace, la reina de Etiopía, había ido en peregrinación a Jerusalén
y se volvía, sentado en su carruaje, leyendo al profeta Isaías.
El Espíritu Santo dijo a Felipe: "Acércate y camina junto a su carro".
Felipe se acercó y, al oír que leía al profeta Isaías, le preguntó: "¿Comprendes lo que estás leyendo?".
El respondió: "¿Cómo lo puedo entender, si nadie me lo explica?". Entonces le pidió a Felipe que subiera y se sentara junto a él.
El pasaje de la Escritura que estaba leyendo era el siguiente: Como oveja fue llevado al matadero; y como cordero que no se queja ante el que lo esquila, así él no abrió la boca.
En su humillación, le fue negada la justicia. ¿Quién podrá hablar de su descendencia, ya que su vida es arrancada de la tierra?
El etíope preguntó a Felipe: "Dime, por favor, ¿de quién dice esto el Profeta? ¿De sí mismo o de algún otro?".
Entonces Felipe tomó la palabra y, comenzando por este texto de la Escritura, le anunció la Buena Noticia de Jesús. 

Siguiendo su camino, llegaron a un lugar donde había agua, y el etíope dijo: "Aquí hay agua, ¿qué me impide ser bautizado?". 

Y ordenó que detuvieran el carro; ambos descendieron hasta el agua, y Felipe lo bautizó. 
Cuando salieron del agua, el Espíritu del Señor, arrebató a Felipe, y el etíope no lo vio más, pero seguía gozoso su camino. 
Felipe se encontró en Azoto, y en todas las ciudades por donde pasaba iba anunciando la Buena Noticia, hasta que llegó a Cesarea. 



Salmo 66(65),8-9.16-17.20. 
Bendigan, pueblos, a nuestro Dios, 
hagan oír bien alto su alabanza: 
él nos concedió la vida 
y no dejó que vacilaran nuestros pies. 

Los que temen al Señor, vengan a escuchar, 
yo les contaré lo que hizo por mí:
apenas mi boca clamó hacia él, 
mi lengua comenzó a alabarlo.

Bendito sea Dios, 
que no rechazó mi oración 
ni apartó de mí su misericordia.




Evangelio según San Juan 6,44-51. 
Jesús dijo a la gente: "Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre que me envió; y yo lo resucitaré en el último día. 
Está escrito en el libro de los Profetas: Todos serán instruidos por Dios. Todo el que oyó al Padre y recibe su enseñanza, viene a mí. 
Nadie ha visto nunca al Padre, sino el que viene de Dios: sólo él ha visto al Padre. 
Les aseguro que el que cree, tiene Vida eterna. 
Yo soy el pan de Vida. 
Sus padres, en el desierto, comieron el maná y murieron. 
Pero este es el pan que desciende del cielo, para que aquel que lo coma no muera. 
Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente, y el pan que yo daré es mi carne para la Vida del mundo". 


Donación:
http://evangeliodeldia.org/donation/SP/

Salón del Trono: LOS PALACIOS DE GONDAR, GLORIA DEL IMPERIO ETÍOPE

Salón del Trono: LOS PALACIOS DE GONDAR, GLORIA DEL IMPERIO ETÍOPE: Hasta el siglo XVI, los Emperadores de Etiopía no vivían en una ciudad o capital administrativa. El emperador y su corte habitaban en tienda...



Archivo:Inside Debre Berhan Selassie church, Gondar, Ethiopia.jpg







El Portal de la Historia: Imperio etíope

El Portal de la Historia: Imperio etíope: El Imperio etíope, conocido también como Abisinia, fue un reino africano que abarcaba los actuales territorios de Etiopía y Eritrea. E...

miércoles, 22 de abril de 2015

“Yo soy el pan de vida.”

Libro de los Hechos de los Apóstoles 8,1b-8.
Ese mismo día, se desencadenó una violenta persecución contra la Iglesia de Jerusalén. Todos, excepto los Apóstoles, se dispersaron por las regiones de Judea y Samaría.
Unos hombres piadosos enterraron a Esteban y lo lloraron con gran pesar.
Saulo, por su parte, perseguía a la Iglesia; iba de casa en casa y arrastraba a hombres y mujeres, llevándolos a la cárcel.
Los que se habían dispersado iban por todas partes anunciando la Palabra.
Felipe descendió a una ciudad de Samaría y allí predicaba a Cristo.
Al oírlo y al ver los milagros que hacía, todos recibían unánimemente las palabras de Felipe.
Porque los espíritus impuros, dando grandes gritos, salían de muchos que estaban poseídos, y buen número de paralíticos y lisiados quedaron curados.
Y fue grande la alegría de aquella ciudad. 

Salmo 66(65),1-3a.4-5.6-7a.
¡Aclame al Señor toda la tierra!¡Canten la gloria de su Nombre!
Tribútenle una alabanza gloriosa,
digan al Señor: «¡Qué admirables son tus obras!»

Toda la tierra se postra ante ti,
y canta en tu honor, en honor de tu Nombre.
Vengan a ver las obras del Señor,
las cosas admirables que hizo por los hombres.

El convirtió el Mar en tierra firme,
a pie atravesaron el Río.
Por eso, alegrémonos en él,
que gobierna eternamente con su fuerza.



Evangelio según San Juan 6,35-40.
Jesús dijo a la gente: "Yo soy el pan de Vida. El que viene a mí jamás tendrá hambre; el que cree en mí jamás tendrá sed.
Pero ya les he dicho: ustedes me han visto y sin embargo no creen.
Todo lo que me da el Padre viene a mí, y al que venga a mí yo no lo rechazaré,
porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la de aquel que me envió.
La voluntad del que me ha enviado es que yo no pierda nada de lo que él me dio, sino que lo resucite en el último día.
Esta es la voluntad de mi Padre: que el que ve al Hijo y cree en él, tenga Vida eterna y que yo lo resucite en el último día".


Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios. 



Leer el comentario del Evangelio por : 

San Cirilo de Jerusalén (313-350), obispo de Jerusalén, doctor de la Iglesia 
Catequesis bautismal, 22 
“Yo soy el pan de vida.”

    Cuando Cristo dice de sí mismo, refiriéndose al pan: “Este es mi cuerpo” ¿quién dudará? Y cuando afirma “esta es mi sangre” ¿quién vacilará? En su tiempo, en Caná, Jesús transformó el agua en vino –el vino, hermano de la sangre. ¿Quién se negará ahora a creer que transforma el vino en sangre? Invitado a unas bodas según la carne realizó este milagro asombroso. Con más razón ¿cómo no reconocer que concede a los amigos del Esposo la alegría de su cuerpo y de su sangre?


    Te es dado su cuerpo bajo la forma de pan y su sangre bajo la forma de vino para que, participando en el cuerpo y en la sangre de Cristo formes con él un solo cuerpo y una sola sangre. Así nos convertimos en “portadores de Cristo” , cristóforos. Su cuerpo y su sangre se diluyen en nuestros miembros. Así nos hacemos partícipes de su naturaleza divina. En otro tiempo, conversando con los judíos, Cristo les decía: “Si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros.” (Jn 6,54) Si el pan y el vino son puramente naturales a tus ojos, no te quedes en esto...Si tus sentidos te extravían, deja que la fe te asegure.


    Cuando te acercas, pues, para recibir el cuerpo de Cristo, no te acerques distraído, extendiendo las palmas de las manso con los dedos separados, sino, como se va a posar el Rey sobre tu mano derecha ¡hazle un trono con tu mano izquierda y en el hueco de tu mano recibe el cuerpo de Cristo y responde: Amén!

martes, 21 de abril de 2015

Santo Rosario

cada me aferro mas a ti,


El Rosario es una oración mariana que inmediatamente centra nuestra mente y corazón en el Señor Jesús. Esta sencilla plegaria nos introduce en un ritmo mediativo que nos pone «en comunión vital con Jesús a través-podríamos decir-del corazón de su Madre».

En cada Padrenuestro rezamos con las palabras que Jesús mismos nos enseñó y por acción del Espíritu nos unimos a la voz del mismo Hijo; en cada Avemaría reconocemos «el milagro más grande de la historia», la Encarnación del Verbo, y hacemos nuestra confesión de fe de Isabel:"Bendita tú y bendito el fruto de tu vientre, Jesús"; al término de cada decena damos gloria al Padre a través del Hijo en comunión con el Espíritu Santo.



Fuente:



El Rosario es una oración mariana que inmediatamente centra nuestra mente y corazón en el Señor Jesús. Esta sencilla...
Posted by SANTO ROSARIO on Viernes, 10 de abril de 2015

RETIRO DE SANACIÓN SÁBADO 25 DE ABRIL

Hermanos:

Jesús y María Santísima sigan derramando en ustedes abundantes bendiciones.

En camino al Día Nacional de Oración es grato para nosotros invitarlos al próximo retiro Arquidiocesano de Sanación con el padre Pedro Castellanos. 

Se también animador e invita a tu grupo, algún familiar, un amigo, un vecino, etc...El Señor nos quiere sanar de nuestras enfermedades. (Marcos 1, 41-42)

Adjunto encontraras el afiche con la información. Agradecemos tu ayuda reenviando este correo a tus contactos

Un abrazo,

Comité Arquidiocesano






lunes, 20 de abril de 2015

Blogs de Católicos: Botones para enlazar

Blogs de Católicos: Botones para enlazar: Puedes insertarlos como imagen y agregas el link ( más informes aquí ) http://dirblogscatolicos.blogspot.com/ ...



Blogs de Católicos: Red Oración

Blogs de Católicos: Red Oración: (* Los botones para insertar en el blog y sus códigos estan más abajo) Cargando... Si quieres puedes colocar en tu blog el botón i...



Blogs de Católicos: Registro

Blogs de Católicos: Registro:

Se publicarán solamente blogs de personas cristianas católicas y que vayan de acuerdo 100% con el Magisterio de la Santa Iglesia Católica...



Vidas Santas: Indice Advocaciones Marianas, Abril

Vidas Santas: Indice Advocaciones Marianas, Abril: Indice Advocaciones Marianas, Abril 1 *Nuestra Señora de las Lágrimas, Sicilia (1953). 2 * Nuestra Señora de la Altagracia, Advocación...



El Señor pronunció la acción de gracias.

Milagros Fernández
Libro de los Hechos de los Apóstoles 6,8-15. 
Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y signos en el pueblo.
Algunos miembros de la sinagoga llamada "de los Libertos", como también otros, originarios de Cirene, de Alejandría, de Cilicia y de la provincia de Asia, se presentaron para discutir con él.
Pero como no encontraban argumentos, frente a la sabiduría y al espíritu que se manifestaba en su palabra,
sobornaron a unos hombres para que dijeran que le habían oído blasfemar contra Moisés y contra Dios.
Así consiguieron excitar al pueblo, a los ancianos y a los escribas, y llegando de improviso, lo arrestaron y lo llevaron ante el Sanedrín.
Entonces presentaron falsos testigos, que declararon: "Este hombre no hace otra cosa que hablar contra el Lugar santo y contra la Ley.
Nosotros le hemos oído decir que Jesús de Nazaret destruirá este Lugar y cambiará las costumbres que nos ha transmitido Moisés".
En ese momento, los que estaban sentados en el Sanedrín tenían los ojos clavados en él y vieron que el rostro de Esteban parecía el de un ángel. 



Salmo 119(118),23-24.26-27.29-30. 
Aunque los poderosos se confabulen contra mí,
yo meditaré tus preceptos.
Porque tus prescripciones son todo mi deleite,
y tus preceptos, mis consejeros.


Te expuse mi conducta y tú me escuchaste:
enséñame tus preceptos.
Instrúyeme en el camino de tus leyes,
y yo meditaré tus maravillas.

Apártame del camino de la mentira,
y dame la gracia de conocer tu ley.
Elegí el camino de la verdad,
puse tus decretos delante de mí.




Evangelio según San Juan 6,22-29. 
Después de que Jesús alimentó a unos cinco mil hombres, sus discípulos lo vieron caminando sobre el agua. Al día siguiente, la multitud que se había quedado en la otra orilla vio que Jesús no había subido con sus discípulos en la única barca que había allí, sino que ellos habían partido solos.
Mientras tanto, unas barcas de Tiberíades atracaron cerca del lugar donde habían comido el pan, después que el Señor pronunció la acción de gracias. 
Cuando la multitud se dio cuenta de que Jesús y sus discípulos no estaban allí, subieron a las barcas y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús.
Al encontrarlo en la otra orilla, le preguntaron: "Maestro, ¿cuándo llegaste?".
Jesús les respondió: "Les aseguro que ustedes me buscan, no porque vieron signos, sino porque han comido pan hasta saciarse.
Trabajen, no por el alimento perecedero, sino por el que permanece hasta la Vida eterna, el que les dará el Hijo del hombre; porque es él a quien Dios, el Padre, marcó con su sello".
Ellos le preguntaron: "¿Qué debemos hacer para realizar las obras de Dios?".
Jesús les respondió: "La obra de Dios es que ustedes crean en aquel que él ha enviado".



Leer el comentario del Evangelio por : Beato John Henry Newman 
“Rabí, ¿cuándo has llegado aquí?..Lo que Dios espera...es que creáis...! (Jn 6,28ss)

EL MONJE DE CAMORUCO: Columna de Eduardo Fernández Agenda para el cons...

EL MONJE DE CAMORUCO: Columna de Eduardo Fernández Agenda para el cons...:

Columna de Eduardo Fernández Agenda para el consenso Más tarde o más temprano los venezolanos tendremos que convenir en la neces...



domingo, 19 de abril de 2015

Me acuesto en paz y en seguida me duermo, porque sólo tú, Señor, aseguras mi descanso.

Libro de los Hechos de los Apóstoles 3,13-15.17-19.
Pedro dijo al pueblo:
"El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, glorificó a su servidor Jesús, a quien ustedes entregaron, renegando de él delante de Pilato, cuando este había resuelto ponerlo en libertad.
Ustedes renegaron del Santo y del Justo, y pidiendo como una gracia la liberación de un homicida,
mataron al autor de la vida. Pero Dios lo resucitó de entre los muertos, de lo cual nosotros somos testigos.
Ahora bien, hermanos, yo sé que ustedes obraron por ignorancia, lo mismo que sus jefes.
Pero así, Dios cumplió lo que había anunciado por medio de todos los profetas: que su Mesías debía padecer.
Por lo tanto, hagan penitencia y conviértanse, para que sus pecados sean perdonados."

Salmo 4,2.4.7.9.

Respóndeme cuando te invoco, Dios, mi defensor, 
tú, que en la angustia me diste un desahogo:
ten piedad de mí y escucha mi oración.
Sepan que el Señor hizo maravillas por su amigo:

él me escucha siempre que lo invoco.
Hay muchos que preguntan:
«¿Quién nos mostrará la felicidad,
si la luz de tu rostro, Señor,

se ha alejado de nosotros?.»
Me acuesto en paz y en seguida me duermo,
porque sólo tú, Señor, aseguras mi descanso.


Epístola I de San Juan 2,1-5a.

Hijos míos, les he escrito estas cosas para que no pequen. Pero si alguno peca, tenemos un defensor ante el Padre: Jesucristo, el Justo.
El es la Víctima propiciatoria por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero.
La señal de que lo conocemos, es que cumplimos sus mandamientos.
El que dice: "Yo lo conozco", y no cumple sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él.
Pero en aquel que cumple su palabra, el amor de Dios ha llegado verdaderamente a su plenitud. Esta es la señal de que vivimos en él.

Evangelio según San Lucas 24,35-48.

Los discípulos, por su parte, contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.
Todavía estaban hablando de esto, cuando Jesús se apareció en medio de ellos y les dijo: "La paz esté con ustedes".
Atónitos y llenos de temor, creían ver un espíritu,
pero Jesús les preguntó: "¿Por qué están turbados y se les presentan esas dudas?
Miren mis manos y mis pies, soy yo mismo. Tóquenme y vean. Un espíritu no tiene carne ni huesos, como ven que yo tengo".
Y diciendo esto, les mostró sus manos y sus pies.
Era tal la alegría y la admiración de los discípulos, que se resistían a creer. Pero Jesús les preguntó: "¿Tienen aquí algo para comer?".
Ellos le presentaron un trozo de pescado asado;
él lo tomó y lo comió delante de todos.
Después les dijo: "Cuando todavía estaba con ustedes, yo les decía: Es necesario que se cumpla todo lo que está escrito de mí en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos".
Entonces les abrió la inteligencia para que pudieran comprender las Escrituras,
y añadió: "Así estaba escrito: el Mesías debía sufrir y resucitar de entre los muertos al tercer día,
y comenzando por Jerusalén, en su Nombre debía predicarse a todas las naciones la conversión para el perdón de los pecados.
Ustedes son testigos de todo esto."


Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios. 



Leer el comentario del Evangelio por : 

Beato Guerrico de Igny (c. 1080-1157), abad cisterciense 
1er. Sermón para la Resurrección del Señor, 4; PL 185A, 143-144; SC 202 

“¿Por qué os alarmáis?”

Cuando Jesús vino a sus apóstoles, siendo así que “las puertas estaban cerradas, y que se puso en medio de ellos, llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma” (Jn 20,19; Lc 24,37). Pero cuando él exhaló su aliento sobre ellos diciéndoles: “Recibid el Espíritu Santo” (Jn 20,22), y cuando después les envió del cielo este mismo Espíritu como un nuevo don, este don ha sido una indudable prueba de su resurrección y de su nueva vida. En efecto, es el Espíritu quien da testimonio primeramente en el corazón de los santos y seguidamente a través de sus palabras, que Cristo es la verdad, la resurrección verdadera y la vida. Por eso los apóstoles que en principio habían dudado incluso teniendo delante de ellos su cuerpo vivo, “daban testimonio de la resurrección de Señor con mucho valor” (Hch 4,33) después que habían gustado este Espíritu que da vida. Es mucho más ventajoso para nosotros acoger a Jesús en nuestro corazón, que verle con nuestros ojos o escucharle como habla. La acción del Espíritu Santo sobre nuestros sentidos interiores es mucho más poderosa que la impresión que pueden hacer en nuestros sentidos exteriores los objetos materiales...


    Y ahora, hermanos, ¿cuál es el testimonio que el gozo de vuestro corazón proporciona a vuestro amor a Cristo?... Hoy en la Iglesia son muchos los mensajeros que proclaman la resurrección y vuestro corazón exulta y exclama: “¡Jesús, mi Dios, es vivo; son ellos quienes me lo han anunciado! Ante esta buena noticia, mi espíritu desalentado, tibio y adormecido, ha recobrado vida. La voz que proclama esta buena noticia hace despertar de  la muerte incluso a los más culpables...” Hermano, la señal por la cual tu reconocerás que tu espíritu ha recobrado vida en Cristo, es este: si te dice: “¡Si Jesús está vivo, me basta!” ¡Oh palabra de fe y muy digna de los amigos de Jesús!... “Si Jesús está vivo, me basta!”

sábado, 18 de abril de 2015

INVERSIONES: LEY ORGÁNICA DE TURISMO

INVERSIONES: LEY ORGÁNICA DE TURISMO







Lecturas, yantares y otros placeres: Nuestra Señora de Belén, devoción de la familia Bo...

Lecturas, yantares y otros placeres: Nuestra Señora de Belén, devoción de la familia Bo...:



Nuestra Señora de Belén. Aragua no es sólo un hermoso lugar, de tierra fértil y gente amable.

Es también una región donde abundan lugare...







Lecturas, yantares y otros placeres: Nuestra Señora de Coromoto IV

Lecturas, yantares y otros placeres: Nuestra Señora de Coromoto IV:



Reliquia de Nuestra Señora de Coromoto Foto suministrada por mi amiga

Antonietta Coromoto Con motivo de cumplirse hoy 60 años de la ...







Jesús - Jesús Adrián Romero feat. Marcos Vidal





Lecturas, yantares y otros placeres: Nuestra Señora de Coromoto IV

Lecturas, yantares y otros placeres: Nuestra Señora de Coromoto IV:



Reliquia de Nuestra Señora de Coromoto

 Foto suministrada por mi amiga Antonietta Coromoto

 Con motivo de cumplirse hoy 60 años de la ...







Jesús - Jesús Adrián Romero feat. Marcos Vidal





Lecturas, yantares y otros placeres: La Coromoto de Naiguatá

Lecturas, yantares y otros placeres: La Coromoto de Naiguatá:



Nuestra Señora de Coromoto de Naiguatá Imagen tomada del

Grupo Devoción a Nuestra Señora de Coromoto,

aparecida en Naiguatá Desde hac...







www.sumitoestevez.com: 389: AJÍ DULCE: EL OLOR DE MI PAÍS

www.sumitoestevez.com: 389: AJÍ DULCE: EL OLOR DE MI PAÍS:

I. Tocan. Huelen. Aman. Las madres tocan. Tocan con el revés de la

mano la mejilla de sus hijos cuando los despiertan para que vayan al ...



www.sumitoestevez.com: 389: AJÍ DULCE: EL OLOR DE MI PAÍS

www.sumitoestevez.com: 389: AJÍ DULCE: EL OLOR DE MI PAÍS:

I. Tocan. Huelen. Aman. Las madres tocan. Tocan con el revés de la

mano la mejilla de sus hijos cuando los despiertan para que vayan al ...



Via Crucis en La Habana

Via Crucis en La Habana



Cinco Panes y Dos Peces: Una piedra tire a un cocotero

Cinco Panes y Dos Peces: Una piedra tire a un cocotero: U

na piedra tire a un cocotero… Armando Molero desde su pluma fina

y por demás rica en verbo nos regalo a los Zulianos un tema que solo al ...



Lecturas, yantares y otros placeres: Nuestra Señora de Coromoto I

Lecturas, yantares y otros placeres: Nuestra Señora de Coromoto I:

Reliquia de Nuestra Señora de Coromoto Patrona de Venezuela

 Los católicos dedicamos el mes de mayo a honrar a la Santísima Virgen María



Lecturas, yantares y otros placeres: Nuestra Señora de Coromoto II

Lecturas, yantares y otros placeres: Nuestra Señora de Coromoto II:

 Relicario de Nuestra Señora de Coromoto Foto tomada del

Blog de la Chef Ivette Franchi

 http://www.cincopanesydospeces.blogspot.com ...







Lecturas, yantares y otros placeres: Nuestra Señora de Coromoto III

Lecturas, yantares y otros placeres: Nuestra Señora de Coromoto III:

Hermano Nectario María 1888- 1986 En mi artículo anterior sobre

la Virgen de Coromoto mencioné al Hermano Nectario María, de las Escue...



"Soy yo, no teman".

Libro de los Hechos de los Apóstoles 6,1-7.
En aquellos días, como el número de discípulos aumentaba, los helenistas comenzaron a murmurar contra los hebreos porque se desatendía a sus viudas en la distribución diaria de los alimentos.
Entonces los Doce convocaron a todos los discípulos y les dijeron: "No es justo que descuidemos el ministerio de la Palabra de Dios para ocuparnos de servir las mesas.
Es preferible, hermanos, que busquen entre ustedes a siete hombres de buena fama, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, y nosotros les encargaremos esta tarea.
De esa manera, podremos dedicarnos a la oración y al ministerio de la Palabra".
La asamblea aprobó esta propuesta y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe y a Prócoro, a Nicanor y a Timón, a Pármenas y a Nicolás, prosélito de Antioquía.
Los presentaron a los Apóstoles, y estos, después de orar, les impusieron las manos.
Así la Palabra de Dios se extendía cada vez más, el número de discípulos aumentaba considerablemente en Jerusalén y muchos sacerdotes abrazaban la fe.

Salmo 33(32),1-2.4-5.18-19.
Aclamen, justos, al Señor:
es propio de los buenos alabarlo.
Alaben al Señor con la cítara,
toquen en su honor el arpa de diez cuerdas.

Porque la palabra del Señor es recta
y él obra siempre con lealtad;
él ama la justicia y el derecho,
y la tierra está llena de su amor.

Los ojos del Señor están fijos sobre sus fieles,
sobre los que esperan en su misericordia,
para librar sus vidas de la muerte
y sustentarlos en el tiempo de indigencia.




Evangelio según San Juan 6,16-21.
Al atardecer, sus discípulos bajaron a la orilla del mar
y se embarcaron, para dirigirse a Cafarnaún, que está en la otra orilla. Ya era de noche y Jesús aún no se había reunido con ellos.
El mar estaba agitado, porque soplaba un fuerte viento.
Cuando habían remado unos cinco kilómetros, vieron a Jesús acercarse a la barca caminando sobre el agua, y tuvieron miedo.
El les dijo: "Soy yo, no teman". 
Ellos quisieron subirlo a la barca, pero esta tocó tierra en seguida en el lugar adonde iban.


Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios. 



Leer el comentario del Evangelio por : 

Oración llamada “de Pedro y de los demás apóstoles” 

“Tú te abriste un camino por las aguas, un vado por las aguas caudalosas” (Sl 76,20)

Santo eres tú, Señor, Dios todopoderoso,

Padre de nuestro Señor Jesucristo,

el paraíso de la felicidad, el cetro real,

el amor suntuoso, la esperanza cierta…


Santo eres tú, Señor Dios,

tú eres “el Rey de los reyes y Señor de los señores.

Sólo tú posees la inmortalidad.

Tú habitas en una luz inaccesible

que nadie ha visto jamás” (1Tm 6,15-16).

Tú te paseas sobre las alas del viento (Sl 103,3);

tú has creado el cielo, la tierra y el mar

y todo lo que contienen (Hch 4,24).


Tú tienes a los vientos por mensajeros

y al fuego llameante por ministro (Sl 103,4);

tú has creado al hombre a tu imagen y semejanza (Gn 1,26),

tú has medido el cielo con tu palmo

y la tierra entera con el dedo de tu mano (Is 40,12).

Sí, tus obras son bellísimas en tu presencia.

Bendecidos y Agradecidos


























































































































































































































































Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares