Síguenos Inmobiliaria Milagros Fernandez + 58 04123605721


Instagram Instagram Save to Foursquare

martes, 29 de marzo de 2016

la Palabra tiene poder

Hasta mil generaciones

“9 Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones.”
Deuteronomio 7:9

Usted que va caminando en pacto con Dios y caminando en fe y obediencia está trasmitiendo bendición hasta mil generaciones ¿Lo sabía? Mire qué importante es lo que hace con su vida a tal punto que afectará hasta mil generaciones.

Sus herederos van a reconocer donde nació la bendición. Aunque sea el único en su familia que viene a recibir la palabra, ya es el canal de la bendición que le abre las puertas grandes a miles de personas en su familia y a otros que no son de sus familias. 

Usted quizá no sepa ahora a quién le está repartiendo las bendiciones, pero el que las abraza y las cree y camina con el Señor la está proyectando a generaciones futuras.  Nunca hable mal de sus herederos, porque tiene que enfocarse en Dios, traer lo de Dios y sembrar lo de Dios.

Un ejemplo: Cuando visitaba una cárcel después de predicar, se me acercó un interno y me dijo si me podía contar lo que había pasado con él.  Me dijo que antes él había conocido al Señor y se congregaba, pero después se fue apartando y su vida fue siendo tal desastre que terminó preso. Ahí adentro de la cárcel conoció la ruina total porque llegó a un estado tan de locura que lo llevaron a la parte psiquiátrica, no se bañaba, no se vestía, estaba en un estado total de enajenación.  Hasta que un pastor que lo visitaba comenzó a sentársele en la cama y a leerle la palabra. A veces él se le revelaba y le decía locuras hasta que empezó a oír, a recibir, a creer y a repetir. Un día lo esperó bañado, afeitado y vestido. La palabra tiene ese poder. Este pastor le empezó a llevar libros para estudiar y estudió y se recibió de maestro de la Palabra de Dios, de loco pasó a maestro. 

Fíjese esto: si el pastor que lo visitaba, lo hubiera mirado con los ojos naturales, era como hablarle a una pared. Pero él le seguía hablando porque sabía que la Palabra tiene poder. Y así fue que se cortó la maldición para siempre. Y no sólo eso sino que esa vida no se perdió y ahora puede afectar hasta mil generaciones ¡Qué bendición!

Lo mismo pasa con su vida. Puede que muchas veces usted se pregunte para qué hago esto o para qué hago lo otro si no veo resultados ya. Recuerde que Dios tiene su tiempo y que muchas veces los que sembramos lleva un tiempo para ver la cosecha. Nada de lo que usted haga para Dios es en vano, siempre traerá cosecha y como dice el versículo: “Dios es fiel, guarda el pacto a los que aman y guardan sus  mandamientos hasta mil generaciones.” Ahí está la clave amar a Dios, esto incluye temerle y creerle y guardar su palabra para ponerla por obra. Su vida tiene un propósito que afectará hasta mil generaciones. Que sea para bendición y para la gloria de Dios.

Oración: Padre, gracias por revelarme otra vez algo más de lo que planeaste con mi vida. Hoy sé que cada cosa que hago afectará hasta mil generaciones. Por eso seré cuidadoso de hacer todo en tu voluntad y a tu manera. Quiero ser recordado como un hacedor de tu palabra. En el nombre de Jesús, amén.

Fuente:
http://www.cristolasolucion.com/agosto10.html




Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares