Síguenos Inmobiliaria Milagros Fernandez + 58 04123605721


Instagram



Instagram


Save to Foursquare

Las empresas inmobiliarias tienen que ser capaces de anticiparse al comportamiento de sus clientes, adivinando sus necesidades, gustos y preferencias, sin tener que preguntárselos a ellos mismos. ...
Milagros Fernandez Gerencia de Negocios nos preocupamos de estos detalle...0212.4223247/04123605721

http://listado.tuinmueble.com.ve/inmuebles/_CustId_250363493


jueves, 18 de agosto de 2016

Cree en Mi


 Evangelio según San Mateo 22,1-14.  Jesús habló en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo, diciendo:  El Reino de los Cielos se parece a un rey que celebraba las bodas de su hijo.  Envió entonces a sus servidores para avisar a los invitados, pero estos se negaron a ir.  De nuevo envió a otros servidores con el encargo de decir a los invitados: 'Mi banquete está preparado; ya han sido matados mis terneros y mis mejores animales, y todo está a punto: Vengan a las bodas'.  Pero ellos no tuvieron en cuenta la invitación, y se fueron, uno a su campo, otro a su negocio;  y los demás se apoderaron de los servidores, los maltrataron y los mataron.  Al enterarse, el rey se indignó y envió a sus tropas para que acabaran con aquellos homicidas e incendiaran su ciudad.  Luego dijo a sus servidores: 'El banquete nupcial está preparado, pero los invitados no eran dignos de él.  Salgan a los cruces de los caminos e inviten a todos los que encuentren'.  Los servidores salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, buenos y malos, y la sala nupcial se llenó de convidados.  Cuando el rey entró para ver a los comensales, encontró a un hombre que no tenía el traje de fiesta.  'Amigo, le dijo, ¿cómo has entrado aquí sin el traje de fiesta?'. El otro permaneció en silencio.  Entonces el rey dijo a los guardias: 'Atenlo de pies y manos, y arrójenlo afuera, a las tinieblas. Allí habrá llanto y rechinar de dientes'.  Porque muchos son llamados, pero pocos son elegidos.




Evangelio según San Mateo 22,1-14. 
Jesús habló en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo, diciendo: 
El Reino de los Cielos se parece a un rey que celebraba las bodas de su hijo. 
Envió entonces a sus servidores para avisar a los invitados, pero estos se negaron a ir. 
De nuevo envió a otros servidores con el encargo de decir a los invitados: 'Mi banquete está preparado; ya han sido matados mis terneros y mis mejores animales, y todo está a punto: Vengan a las bodas'. 
Pero ellos no tuvieron en cuenta la invitación, y se fueron, uno a su campo, otro a su negocio; 
y los demás se apoderaron de los servidores, los maltrataron y los mataron. 
Al enterarse, el rey se indignó y envió a sus tropas para que acabaran con aquellos homicidas e incendiaran su ciudad. 
Luego dijo a sus servidores: 'El banquete nupcial está preparado, pero los invitados no eran dignos de él. 
Salgan a los cruces de los caminos e inviten a todos los que encuentren'. 
Los servidores salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, buenos y malos, y la sala nupcial se llenó de convidados. 
Cuando el rey entró para ver a los comensales, encontró a un hombre que no tenía el traje de fiesta. 
'Amigo, le dijo, ¿cómo has entrado aquí sin el traje de fiesta?'. El otro permaneció en silencio. 
Entonces el rey dijo a los guardias: 'Atenlo de pies y manos, y arrójenlo afuera, a las tinieblas. Allí habrá llanto y rechinar de dientes'. 
Porque muchos son llamados, pero pocos son elegidos. 




Fuente:


http://evangeliodeldia.org/main.php?language=SP&module=readings&localdate=20160818






Follow Us


Facebook Twitter Google+ Addthis LinkedIn Pinterest
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Divina Misericordia...lo importante es creer DIOS ESTA CON NOSOTROS

Venezuela es Divina Pastora Hoy

Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entrada destacada

Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia.

Evangelio según San Mateo  5,1-12. A l ver a la multitud, Jesús subió a la montaña, se sentó, y sus discípulos se acercaron...