Síguenos Inmobiliaria Milagros Fernandez + 58 04123605721


Instagram



Instagram


Save to Foursquare

Las empresas inmobiliarias tienen que ser capaces de anticiparse al comportamiento de sus clientes, adivinando sus necesidades, gustos y preferencias, sin tener que preguntárselos a ellos mismos. ...
Milagros Fernandez Gerencia de Negocios nos preocupamos de estos detalle...0212.4223247/04123605721

http://listado.tuinmueble.com.ve/inmuebles/_CustId_250363493


lunes, 12 de septiembre de 2016

“¡Qué grande es el Señor!”.



 Salmo 40(39),7-8a.8b-9.10.17. Tú no quisiste víctima ni oblación;  pero me diste un oído atento;  no pediste holocaustos ni sacrificios, entonces dije: “Aquí estoy.   En el libro de la Ley está escrito  lo que tengo que hacer:  yo amo, Dios mío, tu voluntad,   y tu ley está en mi corazón». Proclamé gozosamente tu justicia  en la gran asamblea;  no, no mantuve cerrados mis labios,   Tú lo sabes, Señor. Que se alegren y se regocijen en ti  todos los que te buscan,  y digan siempre los que desean tu victoria:   “¡Qué grande es el Señor!”.

Salmo 40(39),7-8a.8b-9.10.17.

Tú no quisiste víctima ni oblación;
pero me diste un oído atento;
no pediste holocaustos ni sacrificios,
entonces dije: “Aquí estoy.


En el libro de la Ley está escrito
lo que tengo que hacer:
yo amo, Dios mío, tu voluntad,

y tu ley está en mi corazón».
Proclamé gozosamente tu justicia
en la gran asamblea;
no, no mantuve cerrados mis labios,

Tú lo sabes, Señor.
Que se alegren y se regocijen en ti
todos los que te buscan,
y digan siempre los que desean tu victoria:

“¡Qué grande es el Señor!”.

Follow Us


Facebook Twitter Google+ Addthis LinkedIn Pinterest





Instagram
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Divina Misericordia...lo importante es creer DIOS ESTA CON NOSOTROS

Venezuela es Divina Pastora Hoy

Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entrada destacada

Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia.

Evangelio según San Mateo  5,1-12. A l ver a la multitud, Jesús subió a la montaña, se sentó, y sus discípulos se acercaron...