Síguenos Inmobiliaria Milagros Fernandez + 58 04123605721


Instagram Instagram Save to Foursquare

lunes, 27 de febrero de 2017

Después, él se levantará para retribuirles y pondrá sobre sus cabezas la recompensa merecida




Libro de Eclesiástico 17,20-28. 
Sus injusticias no están ocultas para el Señor y todos sus pecados están delante de él. 

La limosna de un hombre es para él como un sello, y tiene en cuenta un favor como la pupila de sus ojos. 
Después, él se levantará para retribuirles y pondrá sobre sus cabezas la recompensa merecida. 
A los que se arrepienten, les permite volver y reconforta a los que perdieron la constancia. 
Vuelve al Señor y deja de pecar, suplica ante su rostro y deja de ofenderlo. 
Vuelve al Altísimo, apártate de la injusticia y odia profundamente toda abominación. 
¿Quién alabará al Altísimo en el Abismo, si los vivientes no le rinden homenaje? 
el muerto, el que ya no existe, deja de alabarlo: el que está vivo y sano debe alabar al Señor. 

Salmo 32(31),1-2.5.6.7. 
¡Feliz el que ha sido absuelto de su pecado 
y liberado de su falta!
¡Feliz el hombre a quien el Señor 
no le tiene en cuenta las culpas, 

y en cuyo espíritu no hay doblez!
Pero yo reconocí mi pecado, 
no te escondí mi culpa, 
pensando: “Confesaré mis faltas al Señor”. 

¡Y tú perdonaste mi culpa y mi pecado! 
Por eso, que todos tus fieles te supliquen 
en el momento de la angustia; 
y cuando irrumpan las aguas caudalosas 

no llegarán hasta ellos.
Tú eres mi refugio, 
tú me libras de los peligros 
y me colmas con la alegría de la salvación.


Follow Us


Facebook Twitter Google+ Addthis LinkedIn Pinterest
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares