Síguenos Inmobiliaria Milagros Fernandez + 58 04123605721


Instagram



Instagram


Save to Foursquare

Las empresas inmobiliarias tienen que ser capaces de anticiparse al comportamiento de sus clientes, adivinando sus necesidades, gustos y preferencias, sin tener que preguntarles a ellos mismos. ...
Milagros Fernandez Gerencia de Negocios nos preocupamos de estos detalles...0212.4223247/04123605721

http://listado.tuinmueble.com.ve/inmuebles/_CustId_250363493


jueves, 9 de febrero de 2017

el Señor Dios formó una mujer y se la presentó al hombre.


 Libro de Génesis 2,18-25.  Después dijo el Señor Dios: "No conviene que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada".  Entonces el Señor Dios modeló con arcilla del suelo a todos los animales del campo y a todos los pájaros del cielo, y los presentó al hombre para ver qué nombre les pondría. Porque cada ser viviente debía tener el nombre que le pusiera el hombre.  El hombre puso un nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales del campo; pero entre ellos no encontró la ayuda adecuada.  Entonces el Señor Dios hizo caer sobre el hombre un profundo sueño, y cuando este se durmió, tomó una de sus costillas y cerró con carne el lugar vacío.  Luego, con la costilla que había sacado del hombre, el Señor Dios formó una mujer y se la presentó al hombre.  El hombre exclamó: "¡Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Se llamará Mujer, porque ha sido sacada del hombre".  Por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y los dos llegan a ser una sola carne.  Los dos, el hombre y la mujer, estaban desnudos, pero no sentían vergüenza.   Salmo 128(127),1-2.3.4-5.  ¡Feliz el que teme al Señor  y sigue sus caminos! Comerás del fruto de tu trabajo,  serás feliz y todo te irá bien.  Tu esposa será como una vid fecunda  en el seno de tu hogar;  tus hijos, como retoños de olivo  alrededor de tu mesa.  ¡Así será bendecido  el hombre que teme al Señor! ¡Que el Señor te bendiga desde Sión  todos los días de tu vida:   que contemples la paz de Jerusalén.    Evangelio según San Marcos 7,24-30.  Después Jesús partió de allí y fue a la región de Tiro. Entró en una casa y no quiso que nadie lo supiera, pero no pudo permanecer oculto.  En seguida una mujer cuya hija estaba poseída por un espíritu impuro, oyó hablar de él y fue a postrarse a sus pies.  Esta mujer, que era pagana y de origen sirofenicio, le pidió que expulsara de su hija al demonio.  El le respondió: "Deja que antes se sacien los hijos; no está bien tomar el pan de los hijos para tirárselo a los cachorros".  Pero ella le respondió: "Es verdad, Señor, pero los cachorros, debajo de la mesa, comen las migajas que dejan caer los hijos".  Entonces él le dijo: "A causa de lo que has dicho, puedes irte: el demonio ha salido de tu hija".  Ella regresó a su casa y encontró a la niña acostada en la cama y liberada del demonio.      Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.     Leer el comentario del Evangelio por : Guigo el Cartujo  «En seguida fue a buscarlo y se le echó a los pies»

Libro de Génesis 2,18-25. 
Después dijo el Señor Dios: "No conviene que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada". 
Entonces el Señor Dios modeló con arcilla del suelo a todos los animales del campo y a todos los pájaros del cielo, y los presentó al hombre para ver qué nombre les pondría. Porque cada ser viviente debía tener el nombre que le pusiera el hombre. 
El hombre puso un nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales del campo; pero entre ellos no encontró la ayuda adecuada. 
Entonces el Señor Dios hizo caer sobre el hombre un profundo sueño, y cuando este se durmió, tomó una de sus costillas y cerró con carne el lugar vacío. 
Luego, con la costilla que había sacado del hombre, el Señor Dios formó una mujer y se la presentó al hombre. 
El hombre exclamó: "¡Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Se llamará Mujer, porque ha sido sacada del hombre". 
Por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y los dos llegan a ser una sola carne. 
Los dos, el hombre y la mujer, estaban desnudos, pero no sentían vergüenza. 

Salmo 128(127),1-2.3.4-5. 
¡Feliz el que teme al Señor 
y sigue sus caminos!
Comerás del fruto de tu trabajo, 
serás feliz y todo te irá bien.

Tu esposa será como una vid fecunda 
en el seno de tu hogar; 
tus hijos, como retoños de olivo
alrededor de tu mesa.

¡Así será bendecido
el hombre que teme al Señor!
¡Que el Señor te bendiga desde Sión
todos los días de tu vida:

que contemples la paz de Jerusalén.



Evangelio según San Marcos 7,24-30. 
Después Jesús partió de allí y fue a la región de Tiro. Entró en una casa y no quiso que nadie lo supiera, pero no pudo permanecer oculto.
En seguida una mujer cuya hija estaba poseída por un espíritu impuro, oyó hablar de él y fue a postrarse a sus pies.
Esta mujer, que era pagana y de origen sirofenicio, le pidió que expulsara de su hija al demonio.
El le respondió: "Deja que antes se sacien los hijos; no está bien tomar el pan de los hijos para tirárselo a los cachorros".
Pero ella le respondió: "Es verdad, Señor, pero los cachorros, debajo de la mesa, comen las migajas que dejan caer los hijos".
Entonces él le dijo: "A causa de lo que has dicho, puedes irte: el demonio ha salido de tu hija".
Ella regresó a su casa y encontró a la niña acostada en la cama y liberada del demonio.


Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.



Leer el comentario del Evangelio por : Guigo el Cartujo 
«En seguida fue a buscarlo y se le echó a los pies»


Follow Us


Facebook Twitter Google+ Addthis LinkedIn Pinterest
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Divina Misericordia...lo importante es creer DIOS ESTA CON NOSOTROS

Venezuela es Divina Pastora Hoy

Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entrada destacada

Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia.

Evangelio según San Mateo  5,1-12. A l ver a la multitud, Jesús subió a la montaña, se sentó, y sus discípulos se acercaron...